Tratamiento del Agua

El agua de la piscina puede contener virus y bacterias transmisoras de enfermedades e infecciones, no es suficiente con filtrarla. Para evitar esta situación, es necesario desinfectarla, para ello debemos controlar diariamente los niveles de cloro que estén entre 0,6 y 1,5 ppm  y controlar que el pH se mantenga a 7,4, si es inferior a 7,2 añadiremos un aumentador, si por el contrario es superior a 7,6 añadiremos un reductor. Manteniendo todos los niveles mencionados hemos desinfectado y medido la acidez o alcalinidad del agua correctamente y los bañistas pueden disfrutar de agua cristalina y desinfectada. Existen varios métodos para efectuar el tratamiento del agua, distinguimos tres tipos:

Básico

Uno de los métodos químicos para conseguir la desinfección del agua, consiste en la adición manual de algún agente biocida, correctores de pH, clarificadores de agua, algicidas o antialgas, desinfección con cloro.

Semiautomático

Para que el mantenimiento de su piscina no resulte una tarea tediosa y que no tenga que invertir mucho tiempo, siempre podemos automatizar parcialmente nuestra piscina con reguladores de pH que lo ajustan y equilibran automáticamente, y para mantener una cloración ideal en su piscina y desinfectarla automáticamente, existen dosificadores de cloro.

Automático

  • Img01
  • img02
  • img03
  • img04
    <